Dekora.com.ar




TIPS DEKORA

 


Sea cual fuere el soporte elegido para realizar la pintura, una tela o una tabla,ambos deben ser encolados y preparados teniendo en cuenta que tanto el encolado como la imprimación de base que le sigue son el piso de un sandwich que debe perdurar en el tiempo, y de acuerdo a los aditamentos que agreguemos
lo hará con mayor o menor estabilidad.El gesso es un material que nos ahorra tiempo y esfuerzo en la preparación, es un perfecto acondicionador sobre el cual va a anclar la pintura, y hace de regulador de absorción tanto en tela como en madera. A fin de no colocar elementos extraños, el encolado tradicional puede ser realizado con la siguiente preparación:
1 parte de gesso
3 partes de agua destilada.
Es importante considerar el tamaño de partículas del gesso, ya que éste ha sido formulado en relación a
las pinturas de base acrílica y constituye una buena base, de adhesión tenaz sobre el soporte y que recibe
adecuadamente las capas sucesivas de pintura, manteniendo una permeabilidad del 50%.
Prepararlo así:
Colocar el gesso primero en un recipiente redondo y con un pequeño batidor se le hace "tomar" el agua en cantidades ínfimas, casi gota a gota, para lograr una emulsión perfecta y con ella poder realizar un
primer pseudo encolado perfecto.
Aplicarlo así:
Tomar un pincel, colocarlo en forma vertical, humedecer la punta del mismo y en forma aérea casi sin tocar el soporte, ir cruzando las pinceladas hasta transmitir una humedad blanca. No nos debe preocupar
que cubra sino estabilizar la trama y urdimbre si es un textil o regular la absorción si es madera.
El trabajo estará bien hecho si nuestras pinceladas no aparecen por detrás del textil.
-"Yo la aplico con esponja escurrida, es mas rápido". Dato de Ignacio G.
La preparación requiere de una sola capa de gesso aplicado según la textura que necesitamos, rugosa,
texturada a espátula o ultra lisa.
Para recordar: si se desean agregados texturadores, como vermiculita, arenas gruesas, maderines, etc...
no hacerlo todo con esta mano. Esta mano de gesso es para preparar la tela o la madera. Una vez seca, se le agrega todo lo que se necesita por expresión, sobre la misma. En el caso que se desee un gesso coloreado, agregar lo en la siguiente mano de gesso. Mantener la estructura de capas finas.
Solo aplicar una segunda capa , si la anterior está seca.
Ahora tenemos la obra a punto de nacer.
Vendrá un planteo de base, alguna mancha aguada, y el trabajo definitivo.
Tendremos cuidado de ser sistemáticos con el agregado de agua, ya que si dejamos la pintura pura haremos capas más tenaces, más fuertes. No hay estructuras uniformes ya que cada artista trabaja la pintura de un modo personal y particular, de manera que siempre debemos tener presente la estructura de equilibrio. Si nos olvidamos de ella en pos de la expresión, puede que nos lo recuerde al cabo de diez años cuando ya estemos en otra fase de desarrollo y nos haga alguna disrupción entre capas, que ocasione una pérdida importante en el trabajo, en forma de escamados múltiples.
La familia de resinas acrílicas que envuelven cada particula de pigmento, es enorme. A los diferentes aglutinantes se les combinan aditivos para lograr distintos fines como extensibilidad, secado, etc... De manera que muchas veces son incompatibles unas con otras, por ello se recomienda no mezclar los colores de una marca con otra, no porque no sean buenos, sino porque estamos realizando mezclas de
sustancias químicas que no siempre tienen el mismo comportamiento y porque puede suceder que se "corten". También está el problema de la mayor o menor cantidad de resina con que trabaja cada fabricante, y por ende algunos colores adhieren más, otros menos.



VELADURAS REALIZADAS EN ACRILICO

Uno de los sistemas para transparentar la pintura es el difundido uso de glaceadores, que las realizan a la perfección. Pero aquí también debemos recordar que los glaceadores producen películas muy fuertes, y en una obra en la que llevamos muchas capas en el proceso, deben ser rebajados con el agregado de agua destilada. Recordar que en volumen, jamás debemos agregar mas del 30% de glaceador.

Otro capitulo merecen los retardadores.
Como su nombre lo indica, son sustancias que se agregan para retardar el secado de los colores acrílicos, que por naturaleza es rápido. Tampoco se debe abusar ya que no se debe incluir mas de 20% en volumen.
El manejo adecuado del agua es lo más saludable.
Jamás lograremos mantener fresco un cuadro mas de 1 día. Si las exigencias son otras deberemos replantearnos medio y técnica.


FINAL DE OBRA !

Dejar que la obra seque y estabilice durante una semana. Luego barnizar con barniz acrílico que contenga un filtro ultravioleta para evitar las radiaciones de la luz, que atacan ciertos pigmentos sin piedad, en capa fina y pareja.
Dejar secar y a las 48 horas, volver a repetir la aplicación.

IMPORTANTISIMO
La salud de un cuadro sobre tela, depende de la tensión máxima de la tela. Siempre debe estar bien tensa, "a punto de ruptura" o "como parche de tambor" como decían algunos de los profesores con mucho oficio. No hay sobrevida posible, sobre todo con la pintura acrílica, si la tela no está bien tensa.
Asegurarse que las cuñas estén siempre en el bastidor.
No permitir que fijen los cuadros a los marcos con clavos.
Los cuadros se fijan con bandas de metal que sujetan las puntas en su lugar y pequeños tornillos que se ajustan con destornillador.


 

< Ver todas las noticias

 
Dekora

 

Copyright 2004-2017 Dekora - Argentina - Todos los derechos reservados.